Vivir la VIDA no es solo existir

Para escribir, muchas personas viajan por el mundo, describiendo lugares. Y una vez escuché en un popular canal de viajes que al viajar te haces más humano. Porque cuestionas tu cosmovisión entorno a esta nueva realidad local que ves, y te das cuenta que el pequeño mundo que conocías como VIDA, no es nada comparada con el universo de posibilidades que siempre te rodearon.

La VIDA empieza con gran fuerza, cuando aún estamos pequeños. Los niños creen, sueñan, piensan muchas cosas buenas que la misma sociedad se encarga de destruir, limitar, desviar. Por ejemplo:

  1. Quédate quieto (3 años)
  2. No llores (2 años)
  3. Es solo para los ricos (5 años)
  4. Tu No puedes (8 años)
  5. Eres un intenso, que insoportable estás hoy (4 años)
  6. No pegues (1 año – que aún no sabe medir la fuerza de sus manos)

Y hay muchos ejemplos más. Y los niños crecen, van a crecer y vivirán su propia VIDA… A veces con amargos recuerdos de su infancia. Y padres que después no recuerdan las tantas veces que humillaron o golpearon o limitaron inconscientemente a sus hijos… Luego dice “me mato trabajando por el”, ¿no es mas lindo decir trabajo para sentirme útil y productivo? ¿trabajo porque necesitamos salir adelante? No te mates haciendo algo con dolor, vive y cambia tu cosmovisión de adulto resignado. Hoy muchos adultos existen movidos por la inercia de “lo que les tocó”, nunca lucharon con convicción por metas propias, crecieron rindiéndose a las circunstancias, sacrificando sueños.

Por eso hoy decidí hacer un viaje de Restauración para VIVIR, un viaje tanto externo como interno, para que con amor y entendimiento nos coloquemos en los zapatos de los demás y comprendamos sus limitaciones, y comprendamos la necesidad de proteger, preservar, empoderar, capacitar, apoyar los sueños y anhelos tiernos de quienes tienen una fe inquebrantable: Los niños. Es un adulto que se ve pequeño, pero que está decidiendo qué quiere hacer con su VIDA y quien es. Definitivamente si es tu hijo, lo que decida ese pequeño niño te va a afectar de forma negativa o positiva.

También apelo a la necesidad, que como seres humanos tenemos, de ser niños para aprender, para descubrir, para amar y sobre todo para reponernos. Porque fácilmente un niño perdona y vuelve a jugar con quien lo hiere. Pero un adulto construye una barrera, se ahoga en un vaso de agua, se aísla, se impone, ambiciona el mal para quien lo hiere, clama justicia o venganza.

Recuerda cuanto necesitaste ese abrazo que hoy niegas. Cuanto esas palabras de alerta o advertencia. Pero sobre todo que no importa lo que pase, la vida más miserable de esclavitud que pueda vivir un adulto puede ser un paraíso para un niño, dependiendo de la creatividad, amor y constancia con que siembres sueños.

Ármate de paciencia, amor, valor y construye vida. Y no permitas que la fantasía sea usada con los niños para destruirles la VIDA.

  • Recomendación de hoy: Película La vida es bella (1997)
  • Género: Comedia dramática/Cine romántico

Por qué la recomiendo: Un padre judío-italiano usa su imaginación para proteger a su pequeño hijo de los horrores de un campo de concentración nazi. La historia está parcialmente basada en la experiencia real de Rubino Romeo Salmoní, un sobreviviente del Holocausto Nazi. El padre oculta a su hijo la terrible situación que están viviendo, haciéndole creer que es sólo un juego en el que deben ganar puntos, y el primero que gane 1000 puntos conseguirá un tanque auténtico. También le dice que si llora, pide comida o quiere ver a su madre, perderá puntos, mientras que si se esconde de los guardias del campo ganará puntos extra.

Un padre que usa esta fantasía para justificar la realidad que les rodea: los guardias los tratan mal porque quieren el tanque para ellos y el número cada vez menor de niños (que están siendo asesinados en las cámaras de gas) se debe a que están escondidos para ganar puntos. El papá siempre insiste que van ganando y sólo necesitan un poco más de tiempo para volver a casa con el tanque. A pesar de estar rodeados de horror, tristeza y muerte, el niño acaba creyéndolo todo gracias a la convincente historia que le cuenta su padre y a su propia inocencia.

Al final de la película el niño (ya mayor) nos dice: Esta es mi historia. Ese es el sacrificio que hizo mi padre. Aquel fue el regalo que tenía para mí.

Vivir la VIDA no es solo existir. Cada día hay que VIVIR la Vida. Encuentra tu humanidad y descansa en Dios y su gracia. Aquel que estuvo enseñandote mal es un ladrón de sueños. Recupera tus sueños en la nueva generación que vas levantando.

“El ladrón viene solamente para robar, matar y destruir; pero yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” Juan 10:10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s